fbpx
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Vasectomía: ¿Cuáles son sus ventajas y riesgos?

La vasectomía es una cirugía en la que se cortan los conductos deferentes, que son los que llevan los espermatozoides desde los testículos hasta la uretra.

Cuando hablamos de prevenir un embarazo no deseado la responsabilidad por lo general recae sobre nosotras. Que vayamos al ginecólogo, tomemos anticonceptivos y/o sepamos cuándo son nuestros días fértiles, son las típicas cosas de las que “debemos” preocuparnos si no queremos tener hijos, pero, ¿Qué sucede con los hombres? ¿Acaso esta responsabilidad no debiese ser compartida?

Actualmente diversos estudios científicos están investigado la eficacia y seguridad de diferentes métodos anticonceptivos para hombres, tales como el uso de hormonas e implantes, opciones que se podrían sumar al preservativos como mecanismo para prevenir un embarazo no deseado.

Sin embargo, hay otra opción anticonceptiva cada vez más popular entre los hombres (y sobre todo en los más jóvenes) como lo es la vasectomía, un procedimiento ambulatorio, seguro y efectivo que se realiza mediante un pequeño corte en los conductos deferentes testiculares, lo que impide que los espermatozoides se mezclen con el semen.

Es por eso que, como Comunidad Exeltis Mujer, preparamos este post para contarte en detalle en qué consiste esta alternativa, y responder algunas dudas que te pueden surgir a ti o a tu pareja como por ejemplo si es una intervención dolorosa, reversible o si tiene muchos riesgos.

La intervención

Tal como te comentamos más arriba, la vasectomía es una intervención quirúrgica sencilla donde se cortan y bloquean los conductos deferentes del hombre con la finalidad de impedir que los espermatozoides se mezclen con el semen, por lo que es un método anticonceptivo rápido y súper eficaz, que no afecta la producción de testosterona ni la capacidad de tener erecciones o eyaculaciones (ya pueden calmar a sus parejas con ese dato).

Asimismo, otros datos tranquilizadores son que esta operación sólo dura 10 minutos, requiere de anestesia local (como en el dentista), y puede realizarse con o sin bisturí, siendo la segunda opción la más recomendable ya que presenta menos complicaciones y un tiempo de recuperación más breve, permitiendo con esto que tu pareja vuelva a rápidamente a su ritmo habitual de vida (es decir, nos libraremos del calvario de cuidar a un hombre enfermo).

Finalmente, un par de meses después de realizada la intervención, el semen es analizado para verificar que éste no contenga espermatozoides y que la operación haya sido exitosa.

Respecto a los riesgos, como toda intervención quirúrgica la vasectomía también tiene sus complicaciones (hematoma, dolor e infección), pero estas se presentan en sólo el 3,4% de las operaciones realizadas con bisturí y en el 0,4% de las realizadas sin él, en tanto que para evitar problemas es importante seguir cuidadosamente las instrucciones del postoperatorio ya que esto reduce los riesgos de manera significativa.

Las ventajas y desventajas de la vasectomía

De seguro que nuestras parejas han escuchado un montón de mitos sobre la vasectomía, pero lo que hay que dejarles en claro es que después de someterse a esta intervención su deseo sexual NO disminuirá, ya que continuarán produciendo testosterona manteniendo así la libido intacta. De igual forma, NO tendrán problemas durante el sexo, ya que esta operación no causa alteraciones sensoriales en el pene por lo que el placer sexual seguirá siendo el mismo que antes de la intervención.

Asimismo, es importante romper con el mito de que la vasectomía deja a los hombres impotentes, lo cual NO es cierto ya que esta cirugía no afecta al pene de ninguna manera. Lo que sí puede pasar, es que sufra algún tipo de ansiedad tras la intervención que desencadene problemas a la hora de tener una erección -sobre todo si hay algo de inflamación y dolor-, pero esto va desapareciendo con el paso de los días.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que la eficacia de la vasectomía no es inmediata, por lo que, durante los primeros tres meses desde la operación, es importante seguir utilizando otros métodos anticonceptivos hormonales o de barrera; en tanto que esta intervención tampoco previene el contagio de ETS por lo que la recomendación al respecto sigue siendo la utilización de preservativos.

Y aunque suene un poco lógico, otro aspecto importante a tener en cuenta es el estar muy seguros de no querer tener (más) hijos, ya que la vasectomía es una operación que sólo se puede revertir mediante una nueva y más compleja intervención quirúrgica, y cuyo éxito depende en gran medida del tiempo que haya transcurrido desde que se llevó a cabo la vasectomía.

La vasectomía puede ser una buena opción para un hombre que:

  • Tenga una relación estable y en la que ambos estén de acuerdo en que no quieren tener (más) hijos.
  • Ellos no quieren usar, o no pueden usar, otras formas de control de natalidad.
  • Tenga una relación y un embarazo sería inseguro para la mujer por problemas de salud.
  • Tenga una relación y uno o ambos tienen alteraciones genéticas que no quieren transmitir.

Es posible que la vasectomía no sea una buena opción para un hombre que:

  • Tenga una relación con alguien que no haya decidido si va a tener hijos o no en el futuro.
  • Tenga una relación inestable o estresante.
  • Esté pensando en hacerse operar solo para complacer a su pareja.
  • Desee engendrar hijos posteriormente guardando sus espermatozoides o revirtiendo su vasectomía.
  • Sea joven y tal vez quiera tomar una decisión diferente en el futuro.
  • Esté soltero al momento de querer hacerse una vasectomía. Esto incluye a hombres que estén divorciados, viudos o separados.

Como siempre, como Comunidad Exiltis Mujer les recomendamos acudir a su especialista de confianza para que en conjunto puedan analizar sus opciones y encontrar el método anticonceptivo que mejor se adapte a tu vida personal y de pareja.

Puede

interesarte